¿Cómo conducir tu coche con un temporal? Conducir con nieve o lluvia

¿Cómo conducir tu coche con un temporal? Conducir con nieve o lluvia

Cómo conducir con condiciones adversas | Segurea, tu seguro a medida

Conducir con nieve o lluvia puede ser peligroso y complicado. Aunque los temporales suelen venir anunciados, puede que en ocasiones la gravedad de la situación sea más elevada de la que previamente se avisó. Debemos tener el coche muy bien preparado y seguir una serie de recomendaciones que nos evitarán tener un buen susto.

Lo primero y más importante es tener el coche revisado, las ruedas, los frenos, las luces, la batería (con el frío la batería suele trabajar más para poder arrancar), la presión de los neumáticos, los amortiguadores, etc. Todo lo indispensable que día a día tenemos que tener controlado, se debe revisar más en profundidad cuando vamos a viajar, sobre todo si sabemos que se avecina un temporal y que vamos a conducir con nieve o lluvia.

A continuación te indicamos una serie de consejos que son de recomendable seguimiento para una correcta conducción o al menos una conducción segura en circunstancias de extrema prudencia.

Qué medidas tomar en caso de conducir con nieve en la carretera

  • En caso de acumulación de nieve en las carreteras o hielo, es recomendable reducir, si fuera posible, el uso de las marchas intentando utilizar marchas largas. Las marchas largas emplean menos fuerza en las ruedas y el riesgo de pérdida de adherencia es menor. En el caso de los coches automáticos se recomienda activar el modo “snow” o “winter” que sirve para suavizar las marchas.
  • No pisar fuerte el pedal de freno, si queremos frenar es mejor hacerlo poco a poco, sin presionar el pedal hasta el fondo. Lo mejor en estos casos es utilizar el freno motor, es decir, dejar que el coche vaya frenando por su inercia. Se debe mantener una distancia de seguridad con los coches aún mayor que con una conducción convencional y, sobre todo, reducir la velocidad, no se puede controlar del mismo modo el coche en una carretera con nieve, hielo o lluvia que en una carretera seca.
  • Evitar los movimientos bruscos en el coche por los movimientos en el volante, debemos conducir con total prudencia y delicadeza que no nos supere el miedo e intentar controlar la situación lo máximo posible.
  • Uso de cadenas para nieve, o cualquier medida alternativa homologada. Es importante llevar siempre las cadenas en el coche aunque no las llevemos puestas, por si en un momento ocasional hicieran falta para seguir avanzando. No llevar cadenas podría suponer una multa de hasta 200€, en el caso que el coche se quede cruzado y tengan que acudir las autoridades para retirar el coche y que siga la circulación. En este vídeo explican cómo colocar las cadenas en los neumáticos de los coches. Para aquellos coches que suelen estar constantemente en zonas de barro y de nieve, existe un tipo de neumáticos resistentes a estas situaciones extremas que sustituyen el uso de las cadenas, se pueden reconocer estos neumáticos por llevar las siglas M+S en su flanco.
  • El dibujo de la rueda debe tener como mínimo 4mm.
  • El freno de mano se debe usar (pero no poniéndolo al máximo). Con temperaturas muy bajas el freno de mano se queda congelado y quitarlo puede suponer mucho trabajo, en su defecto se recomienda dejar una marcha puesta para mayor seguridad.
  • Los limpiaparabrisas pueden quedarse congelados, se recomienda separar los limpiaparabrisas de la luna o colocar una manta o un cartón entre la luna y los limpiaparabrisas, así también aislamos la luna de las temperaturas exteriores.

Aunque tengamos nuestro vehículo revisado y equipado, la situación controlada y el destino bien previsto por la consulta de su meteorología, debemos tener en nuestro coche ropa de abrigo, algo de comida y bebida y asegurarnos que el móvil este cargado en la salida, por si nos quedáramos atrapados en algún atasco o si la situación se complicara.

Es fundamental que tengamos las carreteras por las que vamos a circular controladas (su estado, si están cortadas, nevadas, etc) podemos consultarlo a través de la web de la DGT.

Pero no solo es peligrosa la nieve para conducir o la formación de placas de hielo en la carretera, las lluvias también pueden ser nuestro peor aliado, nos podríamos encontrar ante una lluvia torrencial y que nuestro coche sufra aquaplaning.

¿Qué es aquaplaning? definición y consejos si tu coche está haciendo aquaplaning

El aquaplaning es la situación en la que los neumáticos del coche quedan sin contacto con la carretera a causa del agua, dejando al conductor sin control del coche y sin adherencia en la carretera. Esto se produce a causa de la incapacidad del neumático de desalojar toda el agua de la rueda y forma así una fina capa de agua sobre el neumático que provoca la desestabilización del coche sobre la calzada.

Lo recomendable si nos encontramos en una situación de aquaplaning es evitar frenar, lo conveniente sería reducir la velocidad poco a poco y dejar que el coche pueda llegar por si mismo a un trozo de la carretera donde pueda volver a encontrar la estabilidad suficiente para que el conductor retome el control del vehículo. Un frenazo o movimiento brusco del volante provocaría que el coche pueda ser enviado fuera de la calzada. Se deberá desacelerar y sujetar el volante lo más firme posible.

Las opciones que le quedan al conductor son: dejar que el coche colisione lentamente contra algo que tenga cerca, dejar que frene por sí mismo o que llegue a una zona donde las ruedas ya toquen el pavimento y así poder retomar el control.

Algunos consejos para evitar la pérdida de control con fuertes lluvias son:

  • Evitar conducir a una velocidad elevada, ser siempre respetuoso con las señales de velocidad y, si pudiera ser, ir más despacio para asegurarse que vemos la carretera y a los coches que nos envuelven completamente.
  • Mantener una distancia de seguridad prudente, al igual que en el caso de una gran nevada, la distancia de seguridad se debe respetar por la pérdida de control que podemos sufrir cuando la carretera no está en las condiciones recomendadas para su conducción.
  • Intentar no pisar la pintura blanca de las calles, este material resbala más cuando esta mojado, cuanta más cantidad de pintura, mayor será el riesgo de inestabilidad del coche.
  • Poder ser visible para el resto de los coches, aunque no sea de noche es recomendable tener las luces del coche encendidas para facilitar a los demás conductores que nos vean en la carretera.
  • La recomendación para los neumáticos nos aconseja que el dibujo de la rueda tenga como mínimo 1,6 o 2 mm.

Y por descontado, el seguro de coche debe estar siempre al día para las controversias que se puedan dar, los seguros de coche se pueden adaptar a las necesidades de cada conductor.

Tipos de seguros de automóvil

  • Seguro a terceros: es el seguro básico que por ley te permite circular. Este seguro de responsabilidad civil cubre los daños materiales y personales causados a terceros, pero no los daños propios al causante del accidente. Existe una opción de aumentar la cuantía económica de la responsabilidad civil del asegurado.
  • Seguro a terceros ampliado: es el seguro básico pero con la opción de poder ampliarlo con un pack de servicios, que cada cliente puede elegir en función de sus necesidades, como puede ser la cobertura total o parcial de lunas o parabrisas, seguro por incendios…
  • Todo riesgo: seguro completo en el que se incluye tanto los daños a terceros como los daños al propio conductor, en el caso de ocasionar el accidente, tanto materiales como personales. Además de en caso de accidente, este seguro también cubre en el caso de cualquier golpe o daño en el proceso de algún estacionamiento.
  • Todo riesgo con franquicia: es el seguro a todo riesgo pero con la particularidad de que la póliza es inferior. Su cobertura es equivalente a su coste, se pagaría una cantidad previamente acordada por cada zona siniestrada y el resto de los daños correría a cargo de la aseguradora. En el siguiente post te informamos de forma más completa de todo lo que supone el seguro de franquicia en el automovil.

En el caso que te encuentres en una situación complicada a causa del estado de la carretera puede que necesites el servicio de una grúa. En este post te recomendamos Qué hacer si tenemos una avería del coche en carretera, ¿A quién recoge la grúa?.

Lo importante ante cualquier situación de riesgo es prevenir y estar preparado para posibles contratiempos. Infórmate del tiempo y el estado de las carreteras si vas a viajar, equipa y revisa tu vehículo y circula siempre con un buen seguro de automóvil que te cubra frente a cualquier situación. Adapta tu seguro a tus necesidades y hábitos de vida y a tu vehículo. Si quieres recibir más información, contacta con nosotros, te ofrecemos los seguros más completos a los mejores precios.

¿Estás en busca de un buen seguro?

¿Quieres comprobar lo que podrías ahorrar si los haces a tu medida?

Llámanos y resolveremos tu consulta en el mismo momento. Rellena nuestro formulario y en menos de 24h. tendrás una respuesta.

    Llama al 603 421 179 o rellena nuestro formulario





    Introduce los caracteres de seguridad:

    captcha

    Posts Relacionados

    Dejar un comentario