Cómo cuidar a un gato recién nacido

segurea-tu-seguro-a-medida-como-cuidar-un-gato-recien-nacido

Como en cualquier otra especie, los gatitos bebés necesitan estar con su madre para poder desarrollarse y crecer como gatos sanos y equilibrados. Sin embargo, por diversos motivos como alguna enfermedad del pequeño, una escasez de leche, un rechazo de la madre o incluso el maltrato animal por parte del humano, puede hacer que estos acaben huérfanos. Si se ha cruzado uno en tu camino, ¡hoy te contamos cómo cuidar de un gato recién nacido!

Primera actuación al encontrar gatos recién nacidos

Dado que resultan increíblemente tiernos y por nuestro afán de querer ayudar, a veces el desconocimiento puede ser más perjudicial de lo que pensamos. Las gatas acostumbran a dejar a sus bebés solos en algún lugar que considera seguro mientras ella busca comida. Por ello, lo primero que hay que hacer si vemos gatos recién nacidos es observar durante algunas horas en la distancia, y siempre sin tocar a los bebés. 

Si transcurrido este tiempo la madre no ha aparecido, entonces podremos intervenir. Hay que ser conscientes de que, cuanto más pequeño sea el bebé, menores probabilidades tendrá de sobrevivir. No es imposible, pero es conveniente tenerlo en cuenta. Si no tenemos experiencia, es preferible contactar con asociaciones o centros veterinarios para que nos ayuden. 

Si por algún motivo, no hay otra alternativa y necesitas saber cómo criar a un gato recién nacido, ¡a continuación te dejamos todo lo que necesitas saber!

Mantenlo siempre caliente

Comer es importante, pero mantener al gatito caliente lo es aún más. Para ello, puedes coger alguna bolsa de semillas o llenar una botella con agua caliente. Cúbrelas para evitar quemaduras y coloca al gato junto a ellas, a ser posible dentro de alguna caja. Siempre deben estar calientes. 

Consigue leche para gatos

Dar leche de vaca a los gatos es todo un clásico. Sin embargo, puede causarles problemas digestivos. Si no sabes cómo alimentar a un gato recién nacido, de nuevo dirígete a un centro veterinario o farmacia y consigue un preparado específico para gatitos. También vas a necesitar un biberón. Si fuera tarde y no hay opción de conseguir esta leche, busca leche de vaca sin lactosa. 

Para conocer cuántos ml de leche toma un gato recién nacido, consulta el envase del preparado. Por lo general, son unos 13 ml por cada 100 gramos de peso en su primera semana, pero esta cantidad irá aumentando en las posteriores. Habrá que darle aproximadamente ocho tomas repartidas durante el día y la noche. 

Para darle de comer, tampoco vale cualquier postura. Por supuesto, no se le tumbará bocarriba como si fuera un humano. La idea es simular que está mamando de su madre. Para ello, colócalo bocabajo, pero con las patas delanteras más elevadas que las traseras, de manera que su cuerpo quede ligeramente en una diagonal. La leche debe estar templada y el biberón desinfectado. 

Una pregunta frecuente es hasta cuándo dar biberón a un gato. A partir del mes, podrás comenzar a ofrecerle comida húmeda, como las apetitosas latitas que tanto les gustan. Debes continuar con la leche, que dejará de forma definitiva cuando tenga entre seis y ocho semanas. 

Estimulación anal

Una de las tareas más sorprendentes si no sabes cómo cuidar a un gato recién nacido es la estimulación anogenital. Si observas a una mamá gata con sus pequeños, verás que siempre les lame. La razón principal es para que puedan orinar y defecar. 

Para ello, coge una gasa o una toallita sin perfumes y acaricia esta región. Si todo está bien, en pocos segundos debería comenzar a hacer pis y caca. Esta será blanda, pero nunca líquida. Si el gatito presenta diarrea recurrente, habrá que llevarle al veterinario. En su tercera semana de vida, debería ser capaz de evacuar sin ayuda. 

Observa su crecimiento

Los gatitos crecen a gran rapidez. En su primera semana de vida, sus ojos están cerrados y son, además de ciegos, sordos, de ahí que sean tan extremadamente vulnerables. En la siguiente semana, comenzarán a abrirlos, pero no será hasta la tercera cuando empiecen a oír y empiece a interactuar con el entorno. Si el gato recién nacido no quiere comer o notas que está destemplado o que no se desarrolla como debería, acude rápidamente a un veterinario. 

Socializa con otros gatitos

La socialización es otra fase clave en el desarrollo de un gatito. Si no pasa por esta etapa correctamente, cuando llegue a adulto podrá tener problemas de comportamiento o, como suele suceder en numerosos gatos huérfanos, de agresividad redirigida. 

¿Y en qué consiste esta socialización? A partir del mes de vida, los gatitos comienzan a jugar con sus hermanos y hermanas, en lo que se conoce como juego predatorio. Aquí aprenderán los límites de la mordida (¡porque los gatitos muerden!), a cazar y a comunicarse entre ellos. Los gatos son una especie cazadora y territorial, y necesitan conocer su propio lenguaje para poder tener autocontrol y saber relacionarse. 

Lo ideal es que el gatito pueda estar en contacto con otros de edad similar, para que esté en igualdad de condiciones. Como humanos, nunca debemos jugar con las manos ni regañar al gatito, y si nos encontramos con un bebé solo, tendremos que buscar a otro para que puedan crecer juntos. En este vídeo de Terapia Felina puedes conocer las nefastas consecuencias de no respetar esta etapa. 

Adopción responsable

Si finalmente no te quedarás con el gato huérfano, lo ideal, si será hijo único, es separarlo de los demás gatitos o de su familia a los tres meses de edad. Así será un gato equilibrado y sin problemas de conducta. Para la adopción, contacta con asociaciones que te ayuden con un contrato responsable. De esta manera, garantizarás la esterilización cuando llegue el momento, podrás supervisar la adopción o tomar las medidas pertinentes en caso de que fuera necesario. 

Saber cómo cuidar a un gato recién nacido es vital en el sentido más literal de la palabra, ya que podrás salvarle la vida. Y si quieres protegerle de cara al futuro, contrata un seguro para mascotas y garantízale los mejores cuidados que le puedas ofrecer. 

    Llama al 603 421 179 o rellena nuestro formulario





    Introduce los caracteres de seguridad:

    captcha

    Entradas relacionadas

    Dejar un comentario